Constituyente Maestro Pueblo

Maestro Pueblo

Los medios de comunicación privados nacionales y mundiales lo invisibilizaron, lo censuraron con alevosía. Salvo l@s revolucionari@s y amantes de paz, nadie daba crédito a lo que ocurría el domingo 16 de julio en las calles de Venezuela. La derecha tenía semanas anunciando la organización de un plebiscito ilegal, para invocar una falsa legitimidad y así abrir las compuertas definitivas al Golpe de Estado y la intervención extranjera. Quienes se arrogan el 80% de las voluntades en Venezuela, prometían en su írrita consulta 13, 15 millones de votos contra “la dictadura” y la Constituyente. Después de semejante demostración de poderío popular, lo que vendría estaba bien claro en el guión, los días de la Revolución Bolivariana estaban contados, según ellos. El Poder Electoral Venezolano, por su parte, y como tradicionalmente ha hecho, convocó el simulacro electoral, un ensayo para probar la eficiencia y engranaje del sistema electoral, con miras a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente del próximo 30 de julio.

El hecho es que ambos procesos se efectuaron simultáneamente el domingo 16. El primero en medio de la más abrumadora ilegalidad, sin registro electoral, sin cómputos, sin totalización, absolutamente inauditable, cuyas actas y cuadernos fueron incinerados para proteger la trampa. El segundo, bajo la normativa legal de uno de los sistemas electorales más seguros y rigurosos del mundo. En todo caso, el plebiscito era una de las cartas definitivas de la contra revolución, apoyado incluso con la presencia en Venezuela de expresidentes latinoamericanos de derecha y apoyos mediáticos mundiales. El segundo, lo indica su nombre, no era más que un simulacro, un ensayo, un acto puntual de pedagogía electoral. Para sorpresa de todos, mientras los puntos de “votación” de la consulta sediciosa estaban ya vacíos a las 4pm, la unidades educativas en las que se desarrolló el Simulacro, tuvieron afluencia de pueblo hasta las 9, 10 de la noche. Para que 15 millones de personas pudieran expresarse en 1.900 puntos de la consulta opositora, las matemáticas indican que debió haber colas hasta la madrugada. No fue así. ¿Qué pasó entones?

Pasó que el chavismo salió con toda su carga acumulada de dignidad, con todo el dolor generado por los compatriotas quemados, muertos en las guarimbas, incluyendo a los jóvenes que protestaban; con toda la rabia contenida ante la violación continua de sus derechos humanos por parte de las protestas terroristas desde el mes de abril: sus derechos al tránsito, al estudio, al trabajo, a la vida, a la paz, a la igualdad. Salió también para dar un mensaje muy claro: ninguna burguesía con ansias restauradoras nos llevará a una guerra civil, a una confrontación de pueblo contra pueblo, por más que lo hayan intentado, por más que nos hayan provocado en los últimos meses.

EL chavismo salió en Paz. Incluso podemos decir que en el simulacro participaron venezolan@s más allá del chavismo, hombres y mujeres obstinados e indignados ante la violencia generada por la derecha, que se expresaron por la Paz y el Diálogo indispensables. Fue una lección de pueblo, un baño de democracia pura, una señal inexorable del camino a seguir el próximo 30 de julio.

Cuando aún había colas en las escuelas donde se desarrolló el simulacro, voceros de la rancia derecha anunciaban los supuestos resultados de su plebiscito. Sus seguidores no podían creer lo que escuchaban. No fueron 15 millones, ni 12, ni 10, aparentemente fueron 7millones. Pero ni los propios opositores confían en la validez del número que se dio. La burguesía chocó de frente con su propia soberbia. Sin embargo, aunque debilitados, han seguido ejecutando su guión golpista. Paros, trancas, supuestos gobiernos de unidad, nombramientos inválidos de integrantes del poder público…etc…etc…etc.

Por su parte, ese pueblo llano y humilde que pasó horas votando en el simulacro, regresó en paz a sus casas, a sus estudios, trabajos, con su conciencia tranquila y con el alma reconfortada, plena de alegría, Patria, esperanza y voluntad de lucha. Ese Pueblo, que fue apenas una muestra de los millones que saldrán a elegir la opción de la Paz, democracia real y entendimiento el 30 de julio, le dará una lección inolvidable a la burguesía y al mundo entero. Venezolan@s que se han contenido durante meses. Algunos humillados y vejados por las acciones de calle racistas y clasistas de la derecha venezolana. Tod@s indignad@s, impresionad@s ante tanta perversidad y odio.

Es el pueblo trabajador, el Maestro Pueblo, que con su paciencia estratégica, ha asumido la propuesta de Asamblea Nacional Constituyente del Presidente Nicolás Maduro, como la opción por la esperanza, la paz y el futuro. Insistimos. La moraleja es clara, el Pueblo ha hablado: nadie nos llevará a una guerra civil. Nadie tiene ese derecho, ni burguesías nacionales, ni mundiales, ni arbitrarios medios de comunicación, ni torpes jefes políticos del imperio corporativo-guerrerista de turno.

El 30J cada voto será una bofetada contra la burguesía violenta y restauradora, para ponerla en su lugar a punta de pueblo. Cada voto será también un lanzazo soberano y letal contra el imperialismo, para frenar sus ínfulas anexionistas. Cada voto ratificará nuestra independencia y derecho a nuestra autodeterminación. Nada ni nadie detendrá al pueblo. Nadie podrá intimidar al bravío Pueblo de Bolívar y Chávez.

Como diría nuestro prócer José Félix Ribas. “No tenemos opción entre vencer o morir. Necesario es vencer”. ¡Venceremos!

Por Jorge Arreaza, publicado en http://blog.jaarreaza.org.ve/2017/07/maestro-pueblo-simulacro-constituyente/


Comparte con https://bit.ly/MaestroPueblo