Yaritza Aray_Seminario de Políticas Públicas Mineras_49

Dirigente Aray: Arco Minero es garantía de futuro para pueblos indígenas del Orinoco

Prensa Minería/Karina Depablos.- La reconocida dirigente indígena, Yaritza Aray, aseguró que la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco es “garantía de futuro” para los pueblos indígenas que habitan al sur del maravilloso río padre.

De acuerdo con las palabras expresadas por esta representante kari’ña en el I Seminario Políticas Públicas y Organización Productiva de la Pequeña Minería, el Arco Minero del Orinoco es “garantía de continuidad de los pueblos indígenas por cuanto viene a ordenar y regular el desorden de una minería, de más de 40 años, que afectaba los derechos y la vida de las comunidades indígenas”.

Recordó que el Gobierno nacional se instaló en Bolívar, por un período de tres meses, para informar las ventajas, los riesgos y los desafíos de la delimitación y la organización de esta área rica en minerales metálicos y no metálicos de Venezuela.

“Este Gobierno indigenista, este Gobierno de inclusión social se apostó en Los Pijiguaos, municipio Cedeño, para informarnos y conocer nuestra opinión sobre esta política de organización minera y desarrollo de otras capacidades productivas. Debo decir que el Arco Minero del Orinoco tuvo la consulta indígena más grande y profunda que yo he visto en cuanto a proyectos de desarrollo, políticas nacionales y planes de interés. El Arco Minero se sometió a evaluación de los pueblos ancestrales, y la mayoría de nuestras comunidades dimos el consentimiento previo para la implementación de esta política”, manifestó.

Para Aray, debe exponerse la complejidad: algunos ancianos no están de acuerdo con el Arco, otros dicen estar “evaluando” y una mayoría ha expresado querer aliarse en este gran eje productivo. Pese a las diferencias, “todos coinciden en la necesaria organización y en el control de una actividad minera que se ha ejercido por más de 40 años, sin ningún tipo de política”.

Indígena Yaritza Aray_Seminario de Políticas Públicas Mineras_1

“En el estado Bolívar, hay 16 pueblos indígenas y 414 comunidades indígenas, de las cuales cerca de 200 están dentro del Arco Minero del Orinoco. ¡Para nosotros, no es nueva la minería! Antes de que llegara el colonizador, la actividad minera se hacía para la vestimenta de mujeres y hombres; era un tema cultural y religioso. Luego, cambiamos el patrón: los invasores nacionales y extranjeros, con apoyo de Gobiernos, se llevaron nuestras riquezas, y nos acorralaron. Ahora, hay un debate interno muy duro entre los pueblos indígenas sobre la minería, sobre nuestro futuro. Los más jóvenes apuestan, por supuesto, por la minería; mientras que los ancianos, las primeras generaciones, están en desacuerdo con esta actividad por la condiciones en las que históricamente se ha desarrollado la minería; y eso hay que decirlo”, explicó.

La dirigente kari’ña insistió en que es necesario retomar los diálogos con todas las comunidades indígenas para defender los derechos de los pueblos originarios y cumplir, a cabalidad, con los deberes para construir un nuevo modelo económico.

“Algunas comunidades indígenas quieren aliarse al Gobierno nacional como hicieron los pequeños mineros y las pequeñas mineras, pero con la garantía de conservar el ambiente y a la población. Los indígenas estamos organizados, solo debemos coordinar cómo vamos a participar y acceder a la actividad minera. Reconocemos que, en vez de destruir nuestro territorio, el Arco Minero ha venido a organizar esa minería que se ejecuta en terrenos indígenas desde hace decenas de años; es una política que está dando protagonismo al ser humano, a la naturaleza”, destacó.

Aray acotó que hay comunidades autóctonas que dependen completamente de la actividad minera por su ubicación geográfica y el Estado venezolano debe tomarlas en cuenta, acercarse para seguir obteniendo grandes resultados en el Arco del Orinoco.

“Debo decirlo: hemos fallado, como Gobierno, en el hecho de no acompañar y escuchar en su totalidad a las comunidades indígenas que se dedican a la minería y a las que no lo hacen. En este y en los otros gobiernos. Son más de 100 años de historia minera en el Orinoco. Hemos avanzado —ya lo decía—, pero todavía falta. Los indígenas tenemos una serie de derechos, y necesitamos ir a un encuentro. ¡Hay desafíos! Debemos establecer una mesa para promover nuestra seguridad y la de nuestra familia, para luchar contra las mafias y los contrabandistas. Las comunidades involucradas en la minería y las que no lo están coinciden en que debe haber un proceso de regulación y control para proteger toda nuestra tierra”, enfatizó.

Saberes indígenas para optimizar la minería

Los planteamientos realizados por líderes de los pueblos indígenas del estado Bolívar a las autoridades del Gobierno nacional, con respecto a la actividad productiva que se organiza en el Arco Minero del Orinoco, suenan con fuerza, de cara al ejercicio de una minería estable, sana y pacífica que respete al ambiente y beneficie a la nación.

Entre las propuestas presentadas, destacan: el respeto a las costumbres ancestrales, el saneamiento de los territorios afectados históricamente por la minería, la creación de una comisión presidencial con participación de delegaciones aborígenes para la planificación y la ejecución de proyectos en el Arco, y fortalecer la consulta previa libre e informada en cada caso de exploración y aprovechamiento minero que englobe a los territorios ancestrales.

Fotos: José Hernández